sábado, 15 de mayo de 2010

¿Por qué creo en esta lucha?

Soy estudiante graduanda de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR). Me voy a graduar con un excelente promedio y muchos puntos atractivos en mi resumé. Ya pagué los $1,000 del repaso para la reválida, que pienso tomar en septiembre. Tengo una buena oferta para comenzar a trabajar el 1 de octubre.

Con este cuadro, a muchas personas –algunas me lo dicen con admiración, otras con incredulidad y otras desilusionadas- les parece ilógico que apoye la huelga estudiantil, que tiene muchos reclamos válidos, y el más importante de éstos es la derogación de la Certificación 98 de la Junta de Síndicos de la UPR, que pretende que estudiantes que reciben ayuda económica (entiéndase, beca federal Pell) no puedan recibir también exenciones por mérito académico o talento ni otros incentivos económicos.

Estoy en mi último año en la UPR. Los/as estudiantes graduados/as no recibimos beca Pell (aunque sí hay una ayuda económica de $1,000 llamada beca legislativa que, desde antes de la Certificación 98, se le niega a quienes reciben exención de matrícula por ser ayudantes de cátedra e investigación). Los estudios en Derecho que me podrían interesar realizar luego de obtener mi Juris Doctor no se ofrecen en Puerto Rico. ¿Por qué apoyo la huelga si, después de todo, no me afectarán los recortes propuestos y no me voy a beneficiar directamente de los acuerdos que se logren?

Mis compañeros y compañeras en esta lucha enfatizan en que hay que pensar en el colectivo antes que en los planes individuales de cada cual. Aunque creo en esa idea, mi razón para apoyar la huelga es muy individual.

En 1996, luego de que mi papá murió de cáncer del pulmón (¡no fumen!), teníamos miles de dólares en deudas por el año en que estuvo en tratamiento. Mi mamá tomó varios préstamos para poder pagarlas, intentando salvar el crédito perfecto que había tenido hasta entonces. Tocó muchísimas puertas para conseguir un trabajo como maestra en una institución privada, donde sólo le pagaban $1,000 mensuales. Obviamente, sus gastos sobrepasaban sus ingresos, por lo que tuvo que irse a quiebra, no a una quiebra en la que te perdonan todo sino a un capítulo (tipo) en el que te hacen un plan de pago. A pesar de esto, pagó el colegio en el que yo estudiaba hasta 1999, cuando decidí cambiarme a una escuela pública. Mientras, yo, desde los 12 años, trabajé todos los veranos en campamentos y programas similares para que mis gastos personales no afectaran más las finanzas del hogar. Mi hermano, con sólo 17 años, consiguió un trabajo a tiempo completo con el propósito de ayudar económicamente a mi mamá, pero embarazó a su novia y tuvo que dedicar su sueldo a su hijo.

Unos años después, mi mamá consiguió trabajo como maestra bibliotecaria en una escuela pública, por lo que su sueldo aumentó a $1,700 mensuales (es una vergüenza que se le pague tan poco a quienes le brindan el conocimiento básico a gran parte de la población). En el 2003, le exigieron completar un certificado posgraduado en Bibliotecología para mantener su puesto, por lo que, ese año, ella y yo cursamos nuestro primer año de estudios en la UPR, Recinto de Río Piedras.

Ese primer año, no tuve que pagar matrícula, porque me la pagó una beca de una fundación privada, que me gané estando en escuela superior. Asimismo, por los bajos ingresos de mi hogar, recibí la beca Pell completa y cualifiqué para el programa de estudio y trabajo, que es subsidiado con los mismos fondos de las becas Pell, a través del cual fui asistente de cátedra en la Escuela de Comunicación, donde estudié mi primera concentración. Trabajar dentro de la Universidad me permitió involucrarme en actividades extracurriculares, que enriquecieron mi desempeño académico.

Mi mamá y yo terminamos nuestro primer año en la UPR con promedios de 4.00, por lo que cualificamos para exención de matrícula de honor, que mi mamá tuvo en su segundo y último año de certificado y yo mantuve en mis restantes tres años de Bachillerato. Aunque el ingreso de mi casa nunca aumentó y se anunció que habían conseguido más dinero para becas Pell, cada año me redujeron más la beca y no me volvieron a otorgar estudio y trabajo, por lo que trabajé a tiempo parcial fuera de la Universidad para cubrir mis gastos. No desperdicié tiempo ni fondos; me gradué Summa Cum Laude, en cuatro años, con dos concentraciones y un certificado del Programa de Estudios de Honor.

A pesar de que no pagué hospedaje y vivo bastante cerca de la Universidad, en Santurce, todo el dinero de beca Pell que recibí y todos los sueldos que gané en mis trabajos los gasté en libros, copias, equipo audiovisual y otros materiales para mis clases, celular, gasolina, comida y pago del último año de la hipoteca de mi casa. En mi tercer año de Bachillerato, competí por ocho becas privadas, que me permitieron hacer un intercambio de un semestre en España. El semestre antes del viaje, tuve tres trabajos, uno de ellos a jornal en Presidencia de la UPR, para poder comprar las maletas y la ropa de frío.

Si no hubiera tenido el alivio económico de la exención de matrícula combinada con la beca Pell, no hubiera podido estudiar para mantener mis notas y realizar todas las actividades extracurriculares que me sirvieron para ganar las becas privadas de excelencia académica y servicio a la comunidad que recibí para completar mi presupuesto ni hubiera obtenido toda la experiencia que me ha ayudado en mi desempeño profesional y como estudiante graduada.

Como estudiante de Derecho, pagué la matrícula de mi primer año con la beca legislativa y otras dos becas privadas. Un trabajo a tiempo parcial no era suficiente para cubrir mis demás gastos, por lo que tuve que tomar préstamos. Había evitado esta alternativa anteriormente, porque para una persona de clase trabajadora no es tan fácil repagar los préstamos y ya había tenido la experiencia de la quiebra de mi mamá, que tiene el efecto de que te traten como si no existieras. Los otros dos años de Derecho, he participado en el Programa de Experiencias Académicas y Formativas (PEAF) del Decanato de Estudios Graduados e Investigación (DEGI), que dirigía Ana Guadalupe antes de ser colocada como rectora interina. El PEAF brinda exención de matrícula y un estipendio mensual de $800 a estudiantes graduados/as que trabajan como ayudantes de investigación y en tareas similares en la Universidad.

Sin todas esas ayudas e incentivos económicos, no hubiera ni soñado ser abogada. Ahora estoy muy cerca de alcanzarlo, pero, no podría hacerlo sabiendo que le quieren arrebatar las oportunidades que yo tuve a miles de estudiantes que tienen los mismos problemas de recursos que yo y las mismas metas que yo. No podría ser tan malagradecida luego de haber aprovechado la educación de calidad que el Pueblo de Puerto Rico me ha subvencionado. No podría invocar el Derecho viendo cómo le violan los derechos a mis compañeros y compañeras sólo por oponerse a pagar una crisis fiscal que no causaron ellos/as, sino la mala administración de quienes están y han estado en posiciones de poder. No podría trabajar en un tribunal de justicia y dejar que esta injusticia ocurra sin hacer nada.

Por eso, cuando la presidente de la Junta de Síndicos, Ygrí Rivera, declara a la prensa que espera que “se den cuenta de que esto es una huelga irracional”, deseo que se atreva a decírmelo a la cara; a mí y a todos los estudiantes y todas las estudiantes que, como yo, han encontrado en la Universidad de Puerto Rico y en estas ayudas económicas su mejor, y tal vez única, opción para educarse, aspirar a sacar a sus familias de la pobreza y ser útiles a su sociedad. Que me mire a los ojos y me diga que esta lucha es irracional. A mí me sobran las razones.

23 comentarios:

  1. Mariana, me recuerdo cuando te conocí en bachillerato y me preguntaba cómo esta chica puede estar metida en tantas cosas y sacar tan buenas notas. Te confieso que somos muchas las personas que te admiramos. Yo te admiro porque eres una persona muy ambiciosa, trabajadora e inteligente, pero sobre todo muy sencilla y solidaria con las personas. Te admiro porque yo lo he tenido todo muy fácil en la vida, gracias al apoyo económico de mis padres, y, a pesar de que lo he tenido todo en bandeja de plata, no he sabido aprovechar todas las oportunidades que me ha dado la vida como tú. Yo al igual que tú apoyo la huelga por las mismas razones, pero desde una perspectiva muy distinta a la tuya.

    Yo nunca recibí la beca, ni tampoco exenciones económicas. Si hubiese querido ir a Estados Unidos a estudiar, lo pudiese haber hecho , lo más seguro sin tener que pedir ningún tipo de préstamo o ayuda económica. Yo en un principio no quería ir a la UPR, ya que como decían muchas personas : “esa universidad está llena de revoltosos comunistas y pelús.”
    Pero mi padre me motivó para que fuese a la UPR, ya que el decía que en ella se aprendía algo mucho más importante que una universidad privada de los Estados Unidos. Y tenía razón, mi primer año en la UPR me abrió los ojos. Me di cuenta que no todo el mundo lo tenía tan fácil como yo. Que habían muchos estudiantes que luchaban diariamente poder ir a la universidad y costearse sus gastos. Que lo que era para mí algo muy barato, para otra persona era algo económicamente inalcanzable. Mi padre tenía toda la razón, en la UPR aprendí que es necesaria la educación pública, porque no todos nacen en una casa donde sus padres se pueden dar el lujo de costearle todos los caprichos a sus hijos.

    Mi padre nació en un barrio muy humilde de Naguabo, en la calle la Cambínbora; la misma calle que nació el comediante Diplo ( mi padre siempre resalta eso, para hacer la calle un poco más cachendosa jejeje) Mi abuelo era veterano de la Segunda Guerra Mundial y, si mal no recuerdo, trabajaba de chófer de una guaba. Mi abuela se dedicó a criar a sus cuatro hijos. Mi padre estudió en la escuela pública de Naguabo y luego empezó sus estudios en ciencias en la Católica de Ponce y luego se trasladó a la UPR de Humacao. Luego recibió una beca y se fue a Galicia, España, a estudiar Medicina. Allí mientras estudiaba, hacía cuanto chanchullo le ofrecían para ganarse unos chavitos. Gracias a las oportunidades que le dieron para estudiar, hoy día mi padre pudo apoyar económicamente a sus hijos para que hicieran la carrera que quisiesen.

    Mi padre, siempre me ha dicho que no sea tan comemierda y aprenda a valorar lo que tengo. Por eso, es que yo apoyo la huelga, porque no puedo ser una comemierda y egoísta, que creerme que todo el mundo lo tiene tan fácil como yo. Porque no puedo decir que la UPI es muy barata y que no cuesta nada estudiar en ella, por lo cual no hacen falta tantas ayudas económicas. No puedo decir que los que están luchando por las exenciones que les quieren quitar son unos vagos que no quieren estudiar. No puedo decir eso, porque yo no me he tenido que esforzar para pagar la universidad, en cambio muchas otras personas sí. Y por ellas es que creo en esta huelga, porque yo no quiero ser la única con oportunidades educativas. Porque yo quiero que todo el mundo pueda disfrutar de lo que yo he disfrutado. Quiero que quien quiera hacer estudios universitarios pueda. Que las carreras no estén reservadas sólo para los hijos de los padres y madres que puedan costeárselos. Quiero que si un futuro yo no puedo costearle los estudios a mis hijos, ellos como quiera tengan la oportunidad de estudiar. Quiero que la universidad se llene de personas como tu Mariana, personas que le han sacado 100% a la educación pública. Mi apoyo a esta lucha no es personal, sino es para que tod@s los puertorriqueños puedan tener las mismas oportunidades.

    Gracias Mariana por compartir tu historia y dejar muy claro que no es ninguna lucha irracional.

    Besos y mucho apoyo desde Barcelona,
    Noa

    ResponderEliminar
  2. Increible historia, te admiro mucho. Estuve en la Upi del 2003 al 2008, estudie Mercadeo y apoyo la huelga 100% por esas razones que tu diste. Aunque ya ni estoy en la Universidad, estoy trabajando en la empresa privada, esta semana pasada fui a la huelga y coopere con cajas de agua y comida.

    Sigamos apoyando una lucha tan justa como lo es la educacion accesible para todo el mundo. Espero que el pueblo de Puerto Rico pueda seguir escuchando historias como la tuya. Gracias por ser luchadora y defender los valores de este pais. Tendras una gran carrera como abogada y espero en un futuro verte como lider del pais, abogando por esos derechos y justicia que la vida te hizo aprender a la mala.

    Mucha salud y exito para ti y tu familia.


    Francisco Jimenez
    801-03-3641
    UPR Mercadeo 2003-2008

    ResponderEliminar
  3. Te comprendo completamente pues al igual que tú, fui estudiante de beca y exención por matrícula de honor. Gracias a ello pude participar de un intercambio de estudiante por un año, internado y segunda concentración, oportunidades que de otra forma no hubiera tenido.

    ¿Te molesta si te cito? Me encantaría preparar un compendio de estudiantes que son lo que son hoy gracias a estas ayudas económicas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por sus comentarios.
    Estoy segura que hay muchas más personas con historias sobre cómo la beca y la exención han sido medulares para su educación universitaria, y espero que las cuenten.
    Jucely: adelante, no hay problema alguno. Cuando tengas el compendio, me lo envías para difundirlo también.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades por tan excelente exposición de razón. Tengo un hijo dentro y cuenta con mi apoyo total

    ResponderEliminar
  6. Excelente escrito, Mariana. Va dando vueltas por Facebook. Sería bueno si alguien lo traduce y se lo hace llegar a los medios americanos.

    ResponderEliminar
  7. Muy elocuente. Se parece un poco a mi historia. Yo estudié un bachillerato en francés en humanidades en la UPR-RP (siempre digo que estudié para ser pobre, pero esa es otra historia) y desde el tercer año tuve exención de matrícula por promedio la cual mantuve hasta graduarme. También trabajé durante mis cuatro años de estudios, cogí préstamos y tuve beca. El que se crea el cuento de que si cogemos beca y exención el dinero nos da y nos sobra (especialmente para los que venimos de familias de clase trabajadora) es bien ingenuo o nunca ha estado en esa posición. Apoyo esta huelga desde Corea del Sur y espero que los/as estudiantes no se dejen amedrentar por ningún tipo de amenaza.

    ResponderEliminar
  8. Felicidades por tu entrada, excelente.

    Me revienta ver como gente que no conoce el tema opinan sin saber lo que dicen, sólo repitiendo lo que algunos medios y el gobierno se han encargado de enseñar.

    Éxito.

    ResponderEliminar
  9. Wow, como me identifico contigo. En mi caso, aunque vengo de una familia que en principio pudo pagarme una educacion en escuela privada, por vueltas de la vida, no pudieron pagarme la universidad. No obstante, desde pequeno, mi padre, proveniente de un barrio humilde de orocovis, y graduado, gracias a las ayudas y al bajo costo de la UPR, me transmitio todo lo que esta me podia brindar, mas alla de una educacion de excelencia.

    Con eso en mente, y con varios trabajos a la vez, comence mis estudios en la UPR, logrando mi bachillerato. Incluso, sin el beneficio de la beca pell, gracias a los bajos costos de la UPR. Al graduarme de bachillerato, decidi comenzar estudios en derecho, y gracias a la vida, pude entrar tambien a la facultad de derecho de la UPR.

    Ahora bien, en el verano, antes de entrar en la escuela, sorpresas te da la vida, tuve a mi primer hijo, nada mas y nada menos que con otra estudiante, pero de segundo ano de bachillerato de la UPR, con las mismas condiciones socioeconomicas antes descritas.

    No obstante, nuevamente hay estaba la UPR para ayudarnos, mi esposa continuo sus estudios, con las ayudas de la beca pell y culmino sus estudios de maestria en el recinto de ciencias medicas de la UPR y yo termine mis estudios en derecho, con la ayuda de la beca legislativa, los bajos costos de los creditos y con tres trabajos a cuestas.

    Finalmente, hoy tenemos tres hermosos hijos, con la gran suerte de que nuestros dos hijos mayores han tenido la gran bendicion de entrar, a que no adivinan, a la UHS y la tercera va en camino.

    Como ven, tengo razones y de sobra, para apoyar a los muchachos. Sus reclamos no solo son validos, sino que es una obligacion de todos nosotros apoyar los mismos para que nuestros hijos puedan tener las mismas oportunidades que hemos tenido.

    Ayer toda la familia estuvo en los portones, manana estaremos y en el futuro, la UPR siempre contara con nuestro apoyo incondicional.

    Al igual que Mariana, le digo a la senora presidenta de la junta de sindicos que me mire a los ojos y me diga que los reclamos no son justos!!!!Sin dichas ayudas, no se donde estaria!!!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Mariana, tu historia es impactante. Quiero decirte desde ahora que me inspiras muchísimo para echar hacia adelante. Este año recibí nominación para el Programa de Estudios de Honor y si Dios quiere y me escogen, y derogan la Certificación, también disfrutaré de exención de matrícula, la cual será un alivio para el bolsillo de mis padres. Muchas gracias por compartir esta historia. Eres una inspiración.

    ResponderEliminar
  11. Que me lo diga a mi tambien, que me mire a los ojos y por un momento camine por las calles angostas de los pobres con ganas de salir del hoyo. Sin la UPR todo hubiese sido tan diferente. Por eso apoyo a los estudiantes, por que yo soy de Villa Palmeras, un barrio de Santurce, del que me siento muy orgullosa. Y mi barrio tambien siente orgullo al decir "esa que va ahí es la hija de Wepa y Alita, la que llegó a la Universidad de Puerto Rico".
    Yo soy UPR, con orgullo
    Pa'lante

    ResponderEliminar
  12. Nana!gracias

    Creé una cuenta en Google para recolectar las historias.

    Por favor, comunícate conmigo a exencion.casodeexito@gmail.com para consultarte algo.

    Aquel que quiera compartir su historia, que me la envíe a esa dirección. Mientras más recopile lo antes posible mejor.

    Jucely

    ResponderEliminar
  13. Te felicito por tu historia y mucho éxito en tu vida personal y profesional porque a la verdad que hacen falta más abogados que luchen por defender los derechos del puertorriqueño ante las injusticias de un gobierno mal administrado!!!

    ResponderEliminar
  14. El contra-argumento es sencillo. Si se eliminan las exenciones, tienen la opcion de obtener un prestamo estudiantil con subsidios federales.

    ResponderEliminar
  15. Que super post! Me encanto! Mi admiracion para esta chica y para las personas que de alguna forma han formado parte de esta huelga!

    ResponderEliminar
  16. Estimada mariana,



    Desafortunadamente no todos los estudiantes son como tu. La historia es de valor y muy conmovedora, pero vamos a ser realistas. No todos son estuidiantes de honor, de hecho la majoria de la minoria que hizo possible la huelga son estudiantes de carrera. Son de los que estan 4,5,6 años sin obtener un grado y con motivos ulteriores a los de luchar colectivamente por los estudiantes. Como dirian en ingles “bullshit”. El daño que le hacen a estudiantes bonafide que con los mismos problemas tuyos, y posiblemente con problemas mucha mas serios que los que tu tuviste, es muy serio.



    Querer graduarse y tener tu vida coordinada a corto plazo ( trabajo, Vivienda, casarse, etc…), y de repente que se te paralyze todo por razones que a veces los mismos estudiantes no saben verbalizar, es bien , bien triste, ademas de ser injusto. Injusto para el que se ocupa de ser responsible con sus estudios, sus pagos, y en fin con sus responsabilidades.



    Sera justo que luego de aõs de estudios, y cuando estas listo a graduarte a un mundo de incertidumbre economica y social, que entonces se te haga sal y agua hasta que una minoria de estudiantes se le ocurra que es tiempo de volver a estudiar? No creo!!!.



    No te confundas, la administracion ha bregado esta huelga con las patas. El presidente no creo que sea apto para la posicion, y ciertamente la tal Yigri no esta interesada en otra cosa que no sea llevarle la contraria a los estudiantes de forma hostil. La forma de lidiar con la heulga (de parte de Yidri) ha sido crasamente negligente. Pero por otro lado yo no creo que el estudiantado este en la de aceptar o negociar nada. Se negocia, se ganan unas y se pierden otras, pero pretender trancarse y no negociar nada es destructivo.



    En cuanto a tu ejemplo de superarte trabajando, estudiando, recibiendo becas y ayudas privadas o del gobierno, no esta sola. No eres ni la excepcion a la regla.

    Miles hacen lo mismo que tu hiciste para echar pa lante por sus propios meritos.



    Yo tuve que estudiar cojiendo prestamos estudiantiles (los cuales se pagaron durante años posteriores) y con becas de asistente de profesores.

    Nunca supe lo que fue una beca Pell, aunque todos mis companeros me alentaban a cogerla para pagar los prestamos de carros, entre otras cosas que no tienian que ver nada con mi educacion. De hecho cualificabalpara la becas, pero me parece inmoral solicitarla simplemente por estar disponible. Total una trampita no hubiese sido tan mala?????, y hubiese tenido unos chavitos para el vacilon. No creo en eso…eso es robar!!!



    Todos sabemos el relajo que han tenido muchos con las becas pell desde que las empezaron a ofrecer. Algunos las usan de la forma correcta, no tengo duda, pero sabemos que para la gran mayoria (incluyendo estudiantes cuyos padres pueden pagar los estudios pero no los pagan pues existen las dichosas becas) las quieren debido a la fatidica cultura del mantengo que hay en este pais.



    Cuando yo fui a estudiar, fui con un objeivo en mente y era el de empezar y acabar. Ser estudiante profesional no era mi meta .



    Hay peleas y hay PELEAS, y esta ya tomo matices politicos (de ambas partes) que no abonan absolutamente nada a resoverla.



    Es muy bonito y poeticio que estes a favor de la huelga, pero al final del dia a nadie le importa.



    Consejo: mira a ver como te transfieres, te graduas, y empiezas a trabajar. Algun dia vas a mirar hacia atras y te daras cuenta que lo unico util de la huelga retrasar a todo el mundo!!!!!.

    ResponderEliminar
  17. carlrod7:
    Me parecen desafortunadas tus expresiones.
    No estoy a favor de la huelga porque sea bonito y poético, sino porque es justo. Y mis razones sí importan, porque, como dices, miles hacen lo mismo que yo para poder salir adelante por sus propios méritos. A esa gente le importa.

    En ningún momento he dicho que todos/as los/as huelguistas sean estudiantes de honor. Tendría que tener acceso a sus expedientes académicos para saberlo y son cientos de personas. No creo que tú tengas acceso a la información de todos/as los/as estudiantes que están en la huelga tampoco, así que no tienes razón para decir que la mayoría de las personas en huelga llevan años en la Universidad sin terminar su grado ni para decir que la gran mayoría de las personas que reciben beca Pell realmente pueden pagar la Universidad y todos los gastos adicionales a la matrícula que hacer estudios universiarios conlleva.

    Escribí este post no por querer que pareciera que mi historia es extraordinaria, porque sé que hay muchísimas personas como yo. Lo escribí por querer dejarle ver a personas que hacían expresiones similares a las tuyas que es falso que los/as huelguistas son un grupo de muchachos con pelo largo y barba que llevan ocho años haciendo un Bachillerato y no les importa estudiar ni necesitan trabajar.

    Sólo puedo hablar sobre los/as huelguistas de la Escuela de Derecho, que son a quienes conozco personalmente. Te puedo asegurar que no están perdiendo el tiempo; culminaron su Bachillerato con excelencia académica; algunos/as se fueron directamente a estudiar Derecho y otros/as son profesionales que trabajaron unos años y regresaron a estudiar porque se trazaron nuevas metas; todos/as son sumamente responsables y estudiosos/as y todos/as son conscientes del deber que tienen de luchar por lo que consideran justo.

    Si tú necesitabas la beca Pell sólo para pagar el préstamo del carro, qué bueno que no la cogiste. Que tu situación económica no fuera sumamente estrecha no elimina el hecho de que hay estudiantes que necesitan la beca y la exención y todas las ayudas posibles para gastos esenciales. No puedes generalizar por la experiencia que hayan tenido tus amigos. Dicho sea de paso, la beca Pell no es una cantidad de dinero que está ahí disponible para cualquiera; se otorga de acuerdo con los ingresos reportados en la planilla, por lo que la gente que recibe beca sin necesitarla es doblemente irresponsable al no contribuir al Fondo General y recibir fondos que no le corresponden.

    Yo quiero graduarme y tengo planes a corto plazo, pero esta lucha no se podía postergar. El mundo sería perfecto si todo sucediera como lo planificamos, pero hay eventos, como lo es la huelga ahora y como pudiera haber sido un desastre natural, por ejemplo, que los cambian y uno tiene que adaptarse.

    La huelga no es de una minoría. Se aprobó por mayoría en una asamblea debidamente convocada y con participación democrática, y se ratificó en otra asamblea, en cuya coordinación y seguridad incluso trabajó la administración universitaria. El estudiantado tiene tanta responsabilidad de asistir y participar de estos procesos (especialmente en la segunda asamblea, que sabían que definiría el futuro de la huelga) como de estudiar. Tengo amigos/as que están en contra de la huelga; fueron, votaron y aceptan que una abrumadora mayoría votó por continuar la huelga.

    ResponderEliminar
  18. continuación de contestación a carlrod7:

    Retrasar el fin del semestre no es "lo único útil" de la huelga. No es nada útil, es una consecuencia ineludible de la lucha que estamos librando. Pero la huelga sí ha sido útil para que se reconozca que la Universidad está liderada por personas ajenas a ella y que el movimiento estudiantil está organizado y tiene reclamos serios, así como para que se eliminara la prohibición de recibir más de una ayuda económica, a través de la certificación que aprobó recientemente la Junta de Síndicos. Esperamos que, al culminar las negociaciones, hayamos tenido logros adicionales. Sabemos que no lograremos todo lo que buscamos, porque así son los procesos de negociación, pero definitivamente no vamos a salir con las manos vacías como colectivo.

    Individualmente, además, saldré con la satisfacción de haber aportado a una causa de justicia social y con mi diploma de la Universidad de Puerto Rico (transferirme no es una opción y es muy poco probable que se pierda el semestre por la huelga). Saldré a trabajar responsablemente, como lo he hecho siempre.

    A mí también me molesta la "cultura del mantengo" de este país, pero igualmente me molesta la "cultura de la indiferencia". Y por eso no tomo parte en ninguna.

    ResponderEliminar
  19. aqui nadie ha hablado de pelus y barbudos.
    lo mas mismas estadisticas que tienenes tu sobre el que sea de honor, son las que yo tengo. Yo fui estudiante, y y uno coge el sentior de lo que esta pasando.

    es un poco acomodaticio decirme que tus companeros de escuela graduada estan a favor. es un dato tan cientifico como el mio.

    aqui lo que falta es la musica de violin. Vamos a ser realistas, nuevamente, tu historia es simpatica y comovedora, pero no eres ni la regla ni la excepcion a la regla.
    Yo me gradue de La upr Recinto de Mayaguez (Bs)
    posteriorm,ente de Uversidad de Cincinnati (MS), y por ultinmo de la Universidad Politecnica (BS). No fui hijo de ricos, tampoco no soy rico, pero mis logros en la vida universitaria y professional los he hecho solito y los he tenido que pagar en cascajos. Nadie me ha regalado nada.

    Trabajo en Puerto Rico, y no lo cambio por nada. Los estudiantes de la UPI merecen todos poder graduarse y seguir con sus planes, ya sea trabajando en Puerto Rico como en el exterior.

    Al igual que tu, respeto tus logros y tu punto de vista. No me gustan las marionetas de la administracion de La UPI (De La Torre y yigri), pues reponden a otros intereses. El que pretenda no entender eso esta ciego. Pero tampoco me gusta una minoria de estudiantes (y fijate que no los tilde de marionetas) que muchas veces no entiendo el motivo de su lucha, si de veras su lucha es para todos, o que tiene esto que ver con los sindicatos obreros del pais.

    Mira: el otro dia en un juego de soccer superior del equipo donde juega mi hijo contra el equipo de los gallitos de la UPI, los estribillos de madres y padres de la UPI era “PELEA SI…ESCUELA NO”….”HUELGA…, HUELGA” Y un sin numero de estribillos asociados a la huelga, en un ambiente de mofa y relajo que francamente no entiendo.


    La vida tiene dos caras. Yo puedo respetar y escucharte, pero tu no puedes pretender que tu pinto de vista es el unico que hay y por end es el unico valido. De nuevo, suena muy simpatico y hasta poetico, pero no es la unica verdad.

    Te Felicito por tus logros, pero no eres la unica que ha logrado sus metas cuesta arriba. Te falta muchisimo todavia.



    Gracias por tus comentarios

    ResponderEliminar
  20. Nuevamente, no se trata de mis logros sino de la lucha de todas las personas que son como yo. Tus comentarios sobre la música de violín, lo poético y "te falta muchísimo" están de más. Si usé mi historia fue para mostrarle a la gente que me conoce y hace comentarios generalizados y despectivos sobre los/as huelguistas que tienen una concepción errada, pues muchas de las personas que estamos allí somos estudiantes responsables. La vida tiene muchas caras.

    Reitero que los/as huelguistas no son una minoría y tienen muy claros sus motivos y los reclamos a partir de los cuales se está negociando.

    Éxito en tu trabajo y con tu hijo.

    ResponderEliminar
  21. No estoy en contra de la huelga!!!!!no la entiendo...el mensaje simplemente no llega! de hecho no creo que yo haya hecho comentarios despectivos ni generalizados sobre los huelguistas...por lo menos no mas generalizados que los que tu has podido plasmar.

    Tu no me conoces, pues yo no he escrito mi historia como lo hiciste tu . Lo de poetico y conmovedor no es mofa. Si te ofendi con "la musica del violin" no fue mi intencion, pero leer las respuestas por otros a tus historia te dan ese sentir.

    No somos muy diferentes. Quizas soy un poco mayor, pero la historia es la misma creeme!!! Yo pase las de cain para llegar a cumplir mis logros. La diferencia es que soy mas introvertido y no publique mi caso.


    Vuelvo y repito, respeto tu punto de vista. Pero el no entender la huelga o simplemente no estar de acuerdo con la huelga es un derecho tambien.

    No me han convencido.!!!! Yo fui estudiante de la UPI en Mayaguez y mi hoy esposa fue estudiante de Derecho en Rio Piedras como lo eres tu ahora. Ahh.... y hemos visto y fuimos afectados por huelgas tambien.


    Gracias por tu consideracion..

    ResponderEliminar
  22. Hay quienes nacen con sus vidas pre-dispuestas...
    y todos sus logros en la vida son simplemente un espectaculo social...

    Hay quienes trabajan duro toda su vida para nada....
    viven dia a dia, lo hacen, son felices, y no dicen una palabra
    (No estan quejandose)

    Jony Lang (Wondering this World) 2003

    ResponderEliminar
  23. no sabia bn los detalles, solo lo d la exencion, pero lei tu experiencia y ya entiendo... q sigan luchando pq las cosas no estan como pa sacar billetes d los arboles... grax x el msj ...:)

    ResponderEliminar